Historia de los tatuajes: marineros y prisioneros

Historia de los tatuajes: marineros y prisioneros

La historia de los tatuajes entre marineros y prisioneros

Los tatuajes tienen una historia larga y variada, con evidencia de tatuajes que datan de civilizaciones antiguas en todo el mundo. En muchas culturas antiguas, los tatuajes se usaban con fines espirituales o religiosos, como una forma de marcar eventos importantes de la vida o el estatus social, o como una forma de intervención terapéutica.

En el mundo occidental, los tatuajes se asociaron originalmente con marineros y prisioneros. Los marineros solían hacerse tatuajes para marcar sus viajes o para simbolizar su pertenencia a una comunidad marítima en particular. En el siglo XIX y principios del XX, los tatuajes también eran populares entre los presos, quienes usaban tatuajes para marcar sus afiliaciones criminales.

Los marineros y los prisioneros no fueron los únicos que se tatuaron, por supuesto, pero fueron algunos de los primeros en adoptar la práctica en el mundo occidental. Como tal, los tatuajes se han asociado durante mucho tiempo con las subculturas marineras y criminales.

Prisión - Tatuaje marinero

Pero, ¿por qué los tatuajes eran tan populares entre los marineros y los prisioneros?

Para los marineros, los tatuajes servían para varios propósitos. Además de marcar sus viajes y afiliaciones, los tatuajes también se consideraban una forma de evitar la mala suerte en el mar. Muchos marineros creían que los tatuajes tenían poderes místicos que podían protegerlos del peligro y, como resultado, a menudo se tatuaban símbolos como anclas, tiburones y sirenas.

Los presos, por otro lado, usaban tatuajes como una forma de marcar sus afiliaciones criminales y mostrar su pertenencia a una pandilla o grupo en particular. Los tatuajes también se usaban como una forma de identificación, ya que a los presos a menudo no se les permitía llevar objetos personales con ellos mientras estaban encarcelados.

Con el tiempo, la asociación entre tatuajes y marineros y prisioneros ha cambiado. Si bien los tatuajes siguen siendo populares entre estos grupos, ya no son dominio exclusivo de las subculturas marineras y criminales. En cambio, los tatuajes se han vuelto cada vez más comunes, con personas de todos los ámbitos de la vida haciéndose tatuajes por una amplia variedad de razones.

A pesar de este cambio, los tatuajes siguen siendo un poderoso símbolo de las subculturas marineras y criminales, y siguen siendo una parte importante de la historia y la cultura del tatuaje. Ya sea por razones decorativas o personales, los tatuajes son una forma popular de arte corporal que continúa evolucionando y cambiando con cada generación que pasa.

 Tatuaje de prisión rusa